LA ESTACIÓN DE VINCENNES O BASTILLA

Cuando aparezcan estas líneas en el blog, habré recorrido nuevamente la Avenida Daumesnil hasta la Plaza de la Fuente de los Leones y bajado por la calle de Taine hasta la de Charenton para entrar en "Le Petit Train Bleu". Uno de mis recorridos cuando estoy pasando una temporada en París, como ahora. También aquí van desapareciendo las tiendas de trenes, aunque algunas como esta o "La Caverne du rail", "Citerne", "Les Cheminots", "Au Pullman", se resistan a bajar los cierres.


Es un recorrido que coincide con la antigua línea del tren que, desde la antigua estación de la Bastilla o de Vincennes, desparecida hace más de cuarenta años, iba hasta Verneuil-l'Étang. Hoy solo queda de ella el viaducto que recorre la Avenida, en el que se construyó una línea verde con plantas y un paseo sustituyendo a las vías.


Pero esta línea de cercanías, superpuesta en forma de viaducto, sobre el faubourg Saint-Antoine, que partía de una pequeña estación situada en la plaza de la Bastilla, donde ahora se sitúa la Ópera, y con un recorrido casi colateral a la de Lyon, merece la pena de ser valorada por los aficionados al modelismo.


La estación disponía de poco espacio y para conseguir la reversibilidad de las locomotoras, las 141 TB, negras, tipo Este, en lugar de utilizar una bretelle de dos agujas para efectuar el cambio de vía y proceder al sobrepaso, disponía de carros transbordadores antes de los topes de final de vía en las cuatro vías principales, bajo la marquesina central. Posteriormente, cuando los trenes fueron del tipo push &pull, se eliminaron. Una idea interesante para aplicar en una maqueta en la que no se pueda disponer de un gran espacio, ni una gran longitud de vías para realizar una pequeña estación término.


Con una anchura limitada a 20 centímetros, 50 como máximo en la zona de la estación, podemos crear una maqueta lineal tipo estantería para reproducir maniobras y movimientos con una gran verosimilitud.  Los elementos del paisaje urbano, las instalaciones, los vehículos se pueden encontrar en los comercios. Las locomotora en H0 las han reproducido LocoStyl y Fulgurex. Los coches pueden ser ExDRG-Bastille o de Banlieue Este.

Para más información:

CIEN FOTOGRAFÍAS: LA DECIMOCUARTA


Una composición de un tren mercante con una 278 de titular permite contemplar la amplia curva de entrada a la estación de Villafranca Término. A pesar de que es imposible imitar los radios de curvatura de las instalaciones reales, es para mí una satisfacción poder ver mis trenes inscribiéndose de forma muy similar con trazados muy abiertos. Lejos quedan aquellas maquetas de curvas cerradas y circuitos en pisos. Ah, la atmósfera, que maravilla.

DELIRIOS DE UNA NOCHE DE VERANO: BB-310 "FRANKENSTEIN"

La escasez de modelos de coches españoles a escala H0, nos provoca a veces delirios constructivos que suelen aumentar en épocas de calor, especialmente con estas olas calurosas que aparecen en estas noches de preverano. La imaginación desatada nos hace concebir ideas para desarrollar todo aquello que nos falta. Los aficionados desesperados intentamos, con más o menos fortuna, construir y dar vida a nuevos modelos en una especie de "corta y pega" en donde todo parece posible. Fruto de esa  situación es este "modelo" que intenta parecerse a uno de aquellos "Costa" de segunda clase que, tras la transformación sufrida, perdieron sus balconcillos, se pasó de salón a compartimentos, y se renombraron como BB-301 al 312.


En plena fase de delirio recurro al famoso "cajón de sastre" para recolectar piezas, y aprovechando los testeros de un Norte, de aquellos que vendían por fascículos, el bastidor y los laterales de un Costa, techos y ventiladores sobrantes y rehaciendo interiores, en una labor de corta y pega similar a la de Víctor Frankenstein obtenemos este monstruo, con un aire ¿parecido? a un BB 301-312.


Como no podía ser de otra manera, el resultado final es como el del pobre Víctor. La frustración de la obra acabada que no corresponde al deseo inicial y que, tras sumirnos en la desesperación del fracaso, terminará con el abandono del monstruo. 
El sueño de la razón engendra monstruos, decía Goya. Tenía razón el maño.

CIEN FOTOGRAFÍAS: LA DECIMOTERCERA


Siguiendo la moda de las antiguas postales coloreadas tan típicas de finales del siglo XIX y principio del XX, he intentado desarrollar una cierta similitud con esta fotografía de la Pucheta añadiendo un toque "exótico", un poco de humo y vapor. Resulta muy agradable observar a esta pequeña locomotora haciendo maniobras. Se puede dejar correr la imaginación y creer que de verdad humea.

LA RENFE EN HO. ¿UN MUSEO FERROVIARIO VIRTUAL?.

Hasta prácticamente la desaparición del vapor en España, pudieron verse en este país toda clase de composiciones de trenes con los mas distintos orígenes y variados elementos. Viejas locomotoras que, aunque no fueran frecuentes en estaciones principales, sí que podían encontrarse en líneas secundarias, haciendo recorridos transversales, en el sur y este de la península. Hoy no queda nada de aquel museo viviente ferroviario compuesto por locomotoras centenarias. Tampoco queda gran cosa de las locomotoras más modernas, ni de los coches o de los automotores. Por no quedar, no van quedando ni las estaciones, reconvertidas las mas afortunadas en centros comerciales o de ocio, cuando no desaparecidas tras el soterramiento de las líneas que atraviesan las ciudades. 


Es lógico. El mundo ha cambiado radicalmente en los últimos 50 años. A una velocidad vertiginosa hemos pasado del telégrafo al móvil, del vapor a la alta velocidad. Hemos mejorado muchas cosas, cambiado otras, pero se debían haber conservado las que nos pusieron en marcha, porque siempre conviene recordar de donde venimos para poder saber a donde queremos ir. Hoy, en este país, la cultura es mas necesaria que nunca porque, si siempre fue escasa, ahora que todo es demasiado volátil, demasiado rápido, demasiado efímero, se trastoca la historia y se cambia a conveniencia. La cultura ferroviaria no es una excepción, conviene conocerla para saber el porqué de muchas de las decisiones que se tomaron. La conservación del material ferroviario es una forma de mantener esa cultura ferroviaria, pero desgraciadamente es un proceso muy caro, con independencia de que los primeros que debían haber conservado este material no lo hicieron. No hace falta añadir nada más.


La ilusión de reconstruir en escala lo que fue ese mundo real es, quizás, el último rescoldo del fuego del conocimiento de lo significaron aquellas máquinas. Hasta para eso aparecen dificultades, pues existen muy pocos modelos comerciales de aquellas viejas locomotoras de vapor para poder montar una colección, y parece que los modelos artesanales, bien sean de latón o de otros materiales, no están al alcance de la mayoría de los aficionados, en parte por precio, en parte porque no se publicitan fuera de unos círculos cerrados, de entendidos, con un tufillo a "mira lo que tengo yo y tú no".


El objetivo de esta propuesta es intentar acabar con esos tufillos y organizar una muestra virtual que permita poder ver y contemplar las reproducciones de nuestras locomotoras ya que no podemos disponer de los modelos reales.
Me gustaría poder encontrar aficionados, que estén dispuestos a aportar fotografías de los modelos españoles que posean, para poder iniciar un pequeño museo ferroviario virtual a escala H0, tanto de Renfe, como de toda las Compañías que han existido en España. Estoy seguro que existen bastantes modelos reproducidos en H0, de una excelente calidad, que la mayoría de los aficionados no hemos visto. Si alguien está  interesado en esta propuesta puede contactar conmigo dejándome su e-mail.